Tipos de cocido

Sabemos que el gélido invierno se puede hacer duro, pero también tiene sus cosas buenas: es la mejor época para disfrutar de comidas para el frío como los platos de legumbres de toda la vida. Entre las recetas de invierno que no pueden faltar destaca sin duda el cocido, ese plato humilde que nos hace salivar solo con escuchar el chup-chup de la olla. Seguro que la receta de tu madre es imbatible pero, ¿sabías que existen muchos tipos de cocidos?

El cocido es uno de los guisos más tradicionales de nuestra gastronomía que consiste en cocer en una olla ingredientes como legumbres, verduras, carnes y embutidos, creando un plato muy nutritivo ideal para entrar en calor. Son nuestra auténtica comfort food. Basta una cucharada para trasladarte a esos días de infancia con la familia reunida alrededor de la mesa. Cuando tu madre sacaba la olla para hacer su famoso cocido, el frío del invierno se llevaba con más alegría.

La ruta de los mejores cocidos por España

plato de cocido castellano

A todos nos gusta barrer para casa y cada familia tiene su toque particular, pero para combatir las bajas temperaturas y recuperar el hábito de comer legumbres podemos conocer los diferentes tipos de cocido que podemos disfrutar en cada región.

  • Cocido madrileño o cocido castellano. Uno de los más famosos por servirse en tres vuelcos o servicios. Ya sabes, primero el caldito reconfortante con fideos, luego los garbanzos con las verduras y por último las carnes.
  • Cocido extremeño. La vida del campo requería platos contundentes y por eso su cocido le da el protagonismo a los garbanzos y la carne. El cerdo ibérico aporta mucho sabor al caldo.
  • Pote asturiano. El cocido asturiano se diferencia por llevar alubias blancas o fabes, cocidas con embutidos regionales, berza, patatas y pimentón.
  • Cocido andaluz. El puchero en Andalucía se sirve en dos vuelcos y lleva un majado de ajo que aporta mucho sabor. Con las sobras machacadas se hace la famosa “pringá”.
  • Cocido montañés. Típico de Cantabria, consiste en un guiso de alubias blancas con tocino, costilla, morcilla y chorizo, y se sirve todo junto.
  • Cocido lebaniego. Variante cántabra de los valles de Liébana preparado con garbanzos.
  • Cocido maragato. Tradicional de León, de la comarca de la Maragatería. Se sirve al revés: primero las carnes, luego las verduras y por último la sopa.
  • Escudella i carn d’olla. En Cataluña no puede faltar la butifarra y además se añaden la pilota, un tipo de albóndig. En lugar de fideos la pasta típica son los galets.
  • Olla gitana. Cocido típico de Murcia y Almería, consistente en garbanzos con muchas verduras de la huerta como calabaza y judías verdes, con la curiosidad de que también lleva pera, azafrán y hierbabuena.
  • Cocido de Lalín. Plato gallego muy típico con una buena base de productos del cerdo. Es tan popular que se celebra una fiesta en su honor justo antes de Carnaval.

Tipos de cocido. Vuelcos

Si se te hace la boca agua al imaginarte cualquiera de estos cocidos esperándote en la mesa no te preocupes, es la reacción normal. ¿Por qué es un plato tan querido que nunca pasa de moda? El secreto está en que cada región ha sabido adaptarlo a sus productos, evolucionando a los nuevos tiempos pero siempre manteniendo esa esencia de comida reconfortante y nutritiva. Tenemos invierno para largo, ¿y si te montas una ruta gastronómica de cocidos? Ya sabes, apuesta por legumbres de primera calidad, respeta los tiempos de cocción y remojo y no le metas prisa a la olla. Sé generoso en las cantidades y saca partido a las sobras con sorprendentes recetas de aprovechamiento, como un sabroso hummus o unas originales veggie burgers. ¿Quién dijo que los platos de toda la vida de legumbres no pueden ser modernos?